Viajes31 January, 2019

Destinos remotos: la nueva tendencia de viajes

viajar nos hace encontrarnos: es durante estas personales exploraciones por terrenos desconocidos que nos apropiamos de instantes para meditar, autoconocernos y disfrutar de una claridad —necesaria— aunque sea por algunos días.

Si bien todos los viajes —por muy cortos o largos que sean— son generadores de bienestar, diversión, y conocimiento, en la actualidad podemos encontrarnos con una tendencia que además de llamar la atención de los «viajeros de corazón» tiene como fundamentos la armonía y tranquilidad de parajes espectaculares y lejanos: estos destinos prometen paisajes nunca antes vistos, experiencias únicas y, sobre todo, autodescubrimiento a través del aislamiento y la calma, pues cada uno de estos sitios son un atractivo por estar situados en lugares de difícil acceso —o por lo menos más difícil que viajar a una playa cercana— lo cual te permitirá desconectarte del bullicio de la ciudades y conectarte con la naturaleza, la conciencia y la paz tan necesaria en nuestros días.

Descubre por qué estos lugares tendrán que estar presentes en tu bucket list al momento de planear tu próximo viaje.

Cayo Chachauate

Honduras

Considerado «el último edén del Caribe» esta bahía se encuentra a una hora en lancha y apenas cuenta con algunas cabañas para alojarse con solo lo básico. Sin embargo lo llamativo de este sitio son los espectaculares paisajes, rodeados de aguas turquesas, y el aislamiento de lugares bulliciosos llenos de turistas.

Ya sea que decidas hospedarte por un par de noches en tu paso por Centroamérica o elijas tomar unas merecidas vacaciones en sus playas, sin duda es una parada obligada.

Sark

Francia

Esta isla se encuentra «oculta a la vista» sin embargo es conocida como la más bella de toda la costa Francesa. Sark ofrece para todos los visitantes la oportunidad de viajar al pasado: los automóviles están prohibidos dentro de la isla, las mansiones señoriales siguen erguidas a la altura del mar y los lugareños hablan un idioma que no es el francés.

A pesar de su imponente localización no necesitas más de una hora para conocerla y, sin duda, podrás vivir una experiencia única desde el momento que montas el ferry con destino a esta isla con aromas que se conjuntan a la par de las olas de la costa.

Lhasa

Tibet

Si bien este pequeño pueblo no se encuentra en el fin del mundo, los que le han visitado dan cuenta que la lejanía depende, en gran medida, del gobierno quien bien puede promover los viajes a esta región o prohibirlos.

Si aún te atreves a correr el riesgo, podrás acceder a este lugar mediante una caminata y la recompensa será una postal increíble del palacio Potala, edificio que en conjunto con los antiguos Budas en el templo de Jokhang y la población tibetana te transportarán a una experiencia única casi idílica.

Parque Nacional Jau

Brasil

Acceder a este parque solo es posible mediante una barca que sale del puerto regional amazónico de Novo Airao. Tal cómo puede apreciarse este parque forma parte del Amazonas, la selva tropical más grande del mundo.

Esta experiencia resulta única una vez te das cuenta que la presencia humana es mucho menor que la vida salvaje que abunda dentro de este lugar.

Aquí los visitantes tienen que desconectarse por completo porque no hay un solo enchufe en un centenar de kilómetros, sólo perezosos, delfines de río y las tropas de monos que saltan afanosamente entre los árboles.

Kaihalulu

Hawaii

Si visitas Hawaii y buscas un lugar privado donde te sientas conectado con la naturaleza y disfrutes de un momento a solas, alejado del tumulto de los turistas, Kaihalulu es el sitios ideal.

La única manera de llegar a este destino es caminar, por más de una hora, por un sinuoso camino a lo largo de la costa de Maui. Inevitablemente la recompensa será tener la costa, identificable por una franja de color rojo a todo lo largo, para ti solo.

Aunque las vicisitudes podrían estar en tu contra al viajar a alguno de estos sitios, sin duda todo aquello que encuentres ahí, será algo que marque tu viaje y que, sobre todo, te permita conocerte un poco más. Incluso, quién sabe, volver una vez más.