Cultura20 May, 2019

El museo del futuro

Se autodefine «un mundo sin fronteras, un museo sin mapa». Pero además de eso, el
proyecto del colectivo artístico interdisciplinario teamLab Borderless expuesto de modo
permanente en el MORI Bulding de Tokio es una pista sobre lo que esperamos de los
museos en el futuro cercano: interacción, alta tecnología e inmersión absoluta en las
obras.

Fotografías: Cortesía teamLab Borderless

 

Forest of Resonating Lamps | Hideaki Takahashi.

Forest of Resonating Lamps
Instalación interactiva. Vidrio de Murano y led. Sonido: Hideaki Takahashi.
Una habitación llena de lámparas y espejos. Al inicio caótica, luego descubierta con un orden perfecto, como un bosque. Si la habitación está sola, apenas hay luz. Las lámparas brillan por un segundo y luego, de manera gradual, se apagan. Pero cuando una persona irrumpe en el espacio, su calor corporal indica a la lámpara más cercana que debe prenderse y emitir un color que es «contagiado» a las dos lámparas más próximas al punto de inicio. El efecto es como el de las fichas dominó: más luces comienzan a encenderse hasta que todas están encendidas y luego se apagan, en un camino de regreso a la primera lámpara. Si alguna luz comienza a prenderse en otra parte de la habitación, la primera persona en haber entrado sabrá que alguien ha decidido acompañarla. Entre más personas entren, más luz y más color hay. La gente se hace consciente de la presencia de los otros.

Light Evaporating with People | Hideaki Takahashi.

Light Evaporating with People
Escultura de luz. Sonido: Hideaki Takahashi.
Parte de una serie de esculturas de luz que se presentan en el mismo espacio, en esta en particular pueden verse líneas de luz que convergen en puntos focales que al ser «tocados» se evaporan y desaparecen. Las líneas se reacomodan pasando alrededor de las personas que se encuentran en la habitación, sumergiéndose en sus cuerpos.

The Haze
Escultura de luz. Sonido: Hideaki Takahashi.
En un espacio lleno de aparente neblina, un objeto tridimensional comienza a nacer: una construcción de humo y luz que, sin serlo, dan la apariencia de ser objetos sólidos que pudiera tocarse.

Flowers – Layered Ultrasubjective Space
Instalación digital. Sonido: Hideaki Takahashi. Voces: Yutaka Fukuoka y Yumiko Tanaka.
Parece un laberinto de vidrio, cuando en realidad lo es de pantallas semitransparentes que proyectan ilustraciones en capas de flores a las que se les ve nacer, crecer, florecer y luego perder sus pétalos hasta morir y desaparecer. El proceso se repite de manera infinita.
Cuando una persona pasa tras la pantalla, se convierte en una capa más del paisaje para quienes lo observan, por lo que todos los visitantes conforman la obra de arte. Es importante recalcar que las imágenes no son un video pregrabado que se repita en bucle, sino que se trata de ilustraciones procesadas en tiempo real gracias a un software especial. De este modo, todas las imágenes que se han proyectado y se proyectarán, son únicas, lo que provoca una sensación de sorpresa e intimidad.

Flutter of Butterflies Beyond Borders in Layered Ultrasubjective Space
Instalación digital interactiva.
Todo inicia en un espacio de oscuridad y semitransparencias. Por medio de decenas y decenas de pantallas se crea la sensación de estar en un espacio virtual en el que se ve aletear a miles de mariposas multicolor. Como en todas las obras, los espectadores comienzan a conformar parte del paisaje, como si fueran parte de un mundo de fantasía en el que unos ven las siluetas de otros al adentrarse a un reino fantástico en el que en contraste de las luces y las sombras se enriquece con las danzas en las mariposas que llegan, se propagan, alcanzan su mayor punto de vitalidad y luego, respetando el ciclo de la vida mueren irremediablemente.

Universe of Water Particles on a Rock where People Gather | Hideaki Takahashi.

Universe of Water Particles on a Rock where People Gather
Instalación digital interactiva. Sonido: Hideaki Takahashi.
Esta pieza es lo más cercano a entrar a un mundo solo visto en los cuentos de hadas o en las películas de ciencia ficción que; sin embargo, guarda gran similitud con el mundo que conocemos. Es una reproducción de un paisaje en un espacio virtual y tridimensional en el que se simula la caída de una cascada sobre una roca para luego continuar su flujo. Cuando una persona se para sobre la piedra o toca la cascada, cambia el camino del agua como sucedería en la naturaleza. Como en otras obras del museo, todas las imágenes que se ven son generadas en tiempo real por lo que nunca pueden ser replicadas y jamás vuelven a ocurrir.

Wander to the Crystal World | Hideaki Takahashi.

Wander to the Crystal World

Instalación interactiva con esculturas de luz led. Sonido: Hideaki Takahashi
Como si el espectador llegara a las ruinas de un mundo antiguo, una serie de caracteres kanji son encontrados en distintos objetos colocados a lo largo del espacio: el caparazón de una tortuga, un hueso de res o venado o un trozo de bronce. Cada uno de los caracteres contiene a todo un mundo en él. Uno simboliza una lluvia ligera, otro una tormenta, hay viento y fuego… Por medio de una aplicación los espectadores pueden incidir en el clima de este ecosistema de cristal, ya que al presionar uno de los caracteres las luces cambian su color, su intensidad, su sonido y su manera de brillar para reproducir el fenómeno natural que se les haya indicado. El resultado que se busca a distancia es similar al que daría una pintura puntillista.

En Tea House | Hideaki Takahashi.

En Tea House
Instalación interactiva digital. Sonido: Hideaki Takahashi.
La tradición japonesa del té es celebrada en el museo a través de una instalación de luz que narra la forma en la que se siembra y cosecha y también por medio de un espacio de aire ceremonial que es ideal para ser visitado al final del recorrido. La casa de té del museo no es convencional. Cada taza que es servida, además de contener una bebida excepcional, es una obra de arte llamada Flowers Blooom in an Infinite Universe Inisde a Teacup. Las tazas transparentes son colocadas en un punto específico de la mesa donde un proyector colocado de manera cenital se encargará de emitir luz e imágenes de flores magníficas que se deshojan y se transforman con cada trago que se le da al té. Solo se sirve En Tea, una forma que tiene sus plantaciones en Hizen y cuyas combinaciones resultan de los maestros de té Shunichi Matsuo y Maruwakaya, ambos muy respetuosos con la tradición de esta bebida, cuya naturaleza artesanal contrasta con el ambiente de alta tecnología en el que es preparado y degustado.

Alicia en la Quinta Avenida

El rey de los cocteles está de vuelta